Boda tradicional charra: preparativos y ceremonia

Bodas en Salamanca

Boda tradicional charra: preparativos y ceremonia

En Salamanca, las bodas tienen el sentido que han tenido en miles de sitios: la de la unión de dos personas que, lógicamente, unen a dos familias. Además, es fundamental saber que las bodas charras están llenas de simbolismo y pequeños detalles que las hacen muy especiales. Por eso, en nuestro blog no podemos dejar de empezar una serie de posts dedicados a cómo son las bodas en diferentes regiones españolas y del mundo, sin hablar en primer lugar de las bodas charras. Al fin y al cabo, somos un restaurante centenario de ahí nos viene nuestra tradición de servicio al cliente y la comunidad. Queremos conocer nuestro pasado para mejorar nuestro presente.

Petición de mano de una boda charra

En primer lugar, las bodas salmantinas de hace siglos se celebraban en verano y en domingo. Por tanto, la petición de mano se hacía normalmente en Navidad, unos seis o siete meses antes. El novio, nervioso y acompañado por sus padres, iba a casa de la novia y exponía a sus futuros suegros los motivos por los que quería casarse con ella. Además, llevaba un regalo que intercambiaba con la otra parte. Era curioso este intercambio. Tanto que se le llamaba «la entrega de la cesta». En ese momento, además, se negociaban algunos aspectos de la boda, especialmente el económico.

Las hijuelas

Además, se redactaban las hijuelas. ¿Nombre raro? No te preocupes, enseguida te lo explicamos. La hijuela era un documento donde se especificaban los bienes que aportaba cada uno de los miembros del matrimonio, lo que se conocía por la dote o el ajuar. En ese documento, se especificaban las prendas, el ajuar u otros enseres que cada novio aportaba en el momento del casamiento. Una vez hechas las listas, cada novio firmaba la hijuela del otro.

El pijardo

Y si «hijuela» te parece palabra rara, imagínate «pijardo». Pero no te preocupes, es muy sencillo. Si el novio era de fuera del pueblo y la novia se iba a ir con él a otro pueblo, se le exigía pagar una cantidad de dinero para poder sacarla de su lugar de origen. Eso sí, dependía de la capacidad económica de la familia. ¿Curioso, no? Pues hay más:

Los días previos a la boda

Los días previos a la boda, se celebraban varios eventos que hacían de la boda todo un acontecimiento para el pueblo y la comarca. A saber:

  • Los mozos y mozas del pueblo recorrían el mismo para anunciar el acontecimiento. Lo hacían una semana antes.
  • Las mozas del pueblo les hacían la cama a los novios unos días antes de la boda.
  • Se hacía un encierro con un choto que luego formaba parte del menú del banquete. Era el «choto enamorado».
  • El día anterior las mozas decoraban la iglesia y el lugar del banquete y los mozos preparaban la vajilla, las mesas, las sillas, etc. Luego se iban de merienda.

El día de la boda

Divertido, ¿verdad? Pues el día de la boda más:

  • Los novios salían de sus respectivas casas acompañados de los padrinos y dados del brazo. Andaban hasta la iglesia.
  • A la novia se la rondaba para animarla a salir e ir hacia el lugar de la ceremonia.
  • El novio llegaba a la iglesia y llamaba a la puerta para que saliera el párroco a recibirle.
  • En la puerta de la iglesia era donde se decían el «sí quiero» y se ponían los anillos.
  • Después de esto, el cura unía sus manos y todos iban caminando hacia el altar, donde se les cubría con los velambres, unos velos grandes, mientras sostenían una vela encendida en señal de unión.
  • Tras la ceremonia, todos iban al lugar del banquete, que generalmente era la casa del novio.

¿Y cuándo empezaba la fiesta? Pues cuando el novio se quitaba el sombrero. Ese era el pistoletazo de salida del festejo. En ese momento, las novias se quitan la mantilla de la iglesia y se la cambiaban por el serenero, el lazo, la faltriquera y la cinta del mozo.

Un poco complicado… Pero muy interesante por su simbolismo y valor antropológico. Quizás de aquí venga la importancia que se le da a las bodas en nuestra provincia. Pero, ¿qué se comía en una boda charra? Ah, eso en nuestro siguiente post.

Llámanos

De momento, si tienes previsto casarte, llámanos y, mientras tanto, vete mirando nuestros menús, que son los mejores.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información.
Privacidad